Están los que ganan y están los pringaos ¿qué entendemos por el alto rendimiento?

Están los que ganan y están los pringaos. ¿Qué entendemos por alto rendimiento?

La moneda de cambio para rendir más es tener una energía alta y positiva.

Y manejar el equilibrio en el plano personal, familiar y profesional.

¿Y qué es funcionar con alto rendimiento? Muchos estudios nos dicen que las personas funcionamos de media al 60% de nuestras posibilidades de rendimiento. Y cuando tenemos algo que hacer en nuestra vida que nos entusiasma, tiene sentido y lo queremos hacer subimos al 90%, por ejemplo cuando tenemos un reto como es hacer una Titán Desert. Y lo crítico es cómo hacer sostenible este alto rendimiento en el día a día, es decir cómo mantener como mínimo un 20% más de en tu actividad y resultados, por encima de la media.

Quiero hacer un especial reconocimiento a Joan Babot, para mí un maestro en hacer sostenible su alto rendimiento a diario. Escucho con atención sus rituales a los que transmite con mucha claridad que siente compromiso, y de ahí su regularidad en los hábitos de alimentación, descanso y ejercicio físico, la búsqueda continua de equilibrio y energía positiva en su entorno familiar y de amigos. Dice sonriendo: “yo escribo cada día en el Facebook y me comunico con todos aunque lo haga mal”.

Tiene un propósito claro, hacer la Titán Desert y le mueve mantener este reto que a sus 70 años supone como dice él “allí van los que ganan y el resto los pringaos”, me pone los pelos de punta al escuchar que acabar esta gesta de la Titán Desert, con toda naturalidad se etiqueta de “pringaoooooo”. Es de “sacarse el barret”.

En resumen, el alto rendimiento es tener un equilibrio sostenible para manejar una buena dosis de energía positiva en las cuatro dimensiones clave de las personas, que son la física, emocional, mental y espiritual (propósito). Y descubro a cada momento que las personas necesitan estar comprometidas con un propósito claro para encontrar la motivación y sacar sus recursos internos, en algunos casos sorprendentes, para superar cualquier reto en cualquier momento de la vida, y la clave es asumir el protagonismo sabiendo que el límite lo tenemos en nuestra mente.

¡¡¡Vamos a la Titán, unos van a ganar y el resto somos unos “pringaoooooos”!!!

¿Qué te parece este ejemplo de alto rendimiento? Estoy deseando leer y responder a tus comentarios.

Si te ha gustado el post, por favor compártelo ;).

179 Comentarios

Envíame un comentario

nueve − 7 =